Pues sí.... que me chiflan los tacones no es un secreto, tengo la fama bien ganada, la razón no la sé, la verdad, pero me siento super cómoda con ellos y para nada me resulta un esfuerzo llevarlos, más bien todo lo contrario.

Estos preciados objetos que a pocas se nos resisten, tienen sus antecedentes al término de la revolución industrial, donde los hombres de clase alta que los habían usado hasta entonces, deciden empezar a vestir de una forma más funcional, mientras que las mujeres escondían sus pies con sus zapatos de tacón, bajo largos vestidos.

 

Y aquí empieza la típica atracción a lo prohibido, la usual atracción de los hombres hacia los tacones. No obstante, aunque quizás este accesorio empezó convirtiendo a la mujer en un mero objeto, hoy día ha acabado por aumentar algunos centímetros la autoestima de esta, como explica claramente Susan Ferris, autora de “Footnotes”.

A parte de todos estos datos ancestrales, no podéis negar que más de una vez habéis visto por las calles, tanto a las 15h de la tarde o las 18 h ( usuales horas de salida del trabajo) a hombres vestidos con traje chaqueta saliendo de la oficina, cabizbajos, con ciertos rasgos que nos recuerdan a nuestros antecesores, y… de pronto se cruza, saliendo de la misma oficina una mujer con tacones altos y marcha acelerada, con una energía insuperable… La postura del pie, al calzar este accesorio, hace que pises con fuerza y decisión, sacando una energía de no sé muy bien de donde… pero el caso es que la sacas.

Para aportar un dato más objetivo, por si alguien (sé que habrá muchas que no opinen igual que yo) les queda alguna duda de que tenemos mucha suerte de que esté de moda este accesorio con muchos centímetros… en la Universidad de Wroclaw, en Portland, se realizaron investigaciones donde se llegó a la conclusión que las mujeres se consideran más atractivas, por tanto, aumentan su autoestima, si la longitud de sus piernas en un 5% más que su torso.
Sin lugar a dudas, cabe decir que esos centímetros extra de autoestima, los aporta nuestros centímetros de tacón.